La historia de Twinings y la llegada del té a Occidente

Decir Twinings es decir té. La centenaria marca londinense fue desde siempre un icono de referencia en el mundo de esta bebida, complaciendo a los paladares más exquisitos durante décadas. Recién cumplidos los trescientos años, la compañía Twinings continúa la tradición de sus fundadores combinándola con los avances y nuevos descubrimientos del siglo XXI. Descubre a continuación la historia de este producto tan británico como el propio hecho de tomar té.

Logo de la marca Twinings en 1787

Orígenes del té: de China a Inglaterra

La historia de Twinings es casi tan antigua como la historia del té en Europa, aunque no es comparable a la extensa historia del la propia bebida. Antes de sumergirnos en la historia de la marca, debemos conocer el origen del té y cómo llegó a Europa, en concreto a Inglaterra, ya que es entonces cuando la marca británica entra en escena.

2000 a.c – El té nace en China

Como ya hemos comentado en posts anteriores, el té tiene su origen en China. Y aunque existen multitud de leyendas sobre su origen, la más aceptada es la que nos relata que la planta del té fue descubierta debido a una casualidad por el emperador Shen Nung alrededor del segundo milenio antes de Cristo.

Tras comprobar sus beneficios medicinales, fue escalando posiciones entre las bebidas favoritas de la corte imperial, hasta convertirse su ingesta en un acto social adornado con ceremonias formales. A finales del primer milenio después de Cristo, el té era la bebida nacional de China, extendiéndose su consumo a todas las clases sociales.

1606 – Amsterdam ve cómo El Té Llega A Europa

Pero el té tardó en llegar a Europa. Aunque las rutas comerciales llevaban siglos funcionando entre China y el resto del mundo, no fue hasta que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales estableció su primer puerto comercial en Oriente cuando Occidente pudo tener acceso a esta fantástica bebida.

El primer cargamento de té llegaría a Amsterdam en 1606. Sin embargo, su consumo no estuvo ni mucho menos al alcance de todos. El largo camino al que era sometido a través de los océanos para llegar a costas occidentales elevaron su precio y las tasas para su exportación hasta unos límites que sólo las clases más pudientes podían permitirse.

1662 – Inglaterra descubre el Té gracias a Catalina de Braganza

A orillas del océano Atlántico y con un gran imperio tanto político como comercial, Portugal era una de las grandes potencias de la Europa del siglo XVII. Las rutas de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales recalaban en las costas portuguesas, pero los elevados costes hicieron que tan sólo la familia real portuguesa fuese capaz de degustar la gran novedad importada desde Oriente.

Catalina de Braganza (Infanta de Portugar) pronto se aficionó a esta bebida que cobraba cada vez más importancia en su corte y no dudó un instante en llevársela consigo a Inglaterra cuando fue proclamada reina en 1662 tras su matrimonio con Carlos II de Inglaterra.

Catalina de Braganza

Fue en las reuniones que organizaba Catalina con los miembros de las altas clases inglesas cuando la sociedad británica entró en contacto con la que sería a partir de entonces uno de sus grandes amores: el té.

Thomas Twining: el inicio de una dinastía dedicada al té

1690 – La Familia Twining expertos Molineros Y Tejedores

El apellido Twining está hoy día ligado al té, pero no lo estaba a finales del siglo XVII: originarios de la comarca de Gloucestershire (Reino Unido), la familia Twining se había dedicado a oficios mucho más mundanos, bastante alejados del elitista mundo del té: habían sido principalmente molineros y tejedores.

Cuando la familia se mudó a Londres uno de sus miembros más jóvenes, Thomas, empezó su aprendizaje en el gremio de tejedores, siguiendo los pasos de su familia. Sin embargo, pronto empezó a interesarse por el emergente comercio marítimo, enfocado en la importación de productos exóticos, entre ellos el té.

1701 – Thomas Twining: de Tejedor a empresario del Té

Thomas Twining

Si Thomas quería llegar a ser un gran empresario y volcarse en este prometedor negocio, su siguiente movimiento debía ser conseguir el título de Freeman de la City de Londres, distinción con la que se le nombró a principios del siglo XVIII (1701), con tan sólo 26 años.

Por aquel entonces la Compañía Británica de las Indias Orientales dominaba los océanos, rivalizando con los holandeses por el comercio marítimo, y fue uno de sus más célebres empresarios, Thomas D’Aeth, el mentor en el mundo de los negocios de ultramar del joven Thomas.

1706 – La Apertura de La Tom’s Coffee House

En 1706 Thomas Twinings había aprendido ya lo suficiente para establecerse por su cuenta y no dudó en abrir para ello un establecimiento que no sólo estaba bien situado, sino que contaba con la aprobación de los londinenses: la “Tom’s Coffee House” era, como su propio nombre indicaba, una cafetería.

Hoy en día podemos encontrar la tienda más importante de Twinings localizada en el mismo lugar. La fachada decorada con estereotipados comerciantes chinos, erigida por el nieto de Thomas, se ubica en el mismo emplazamiento que eligió el fundador: en el número 216 de The Strand, una bulliciosa calle entre Westminster y la City de Londres.

Fachada Twinings en Londres
Fachada Tienda Twinings en Londres

A principios del siglo XVIII, como hoy, las Coffee Houses, Coffee Shops o cafeterías eran lugares populares de encuentro social en los que los hombres se citaban para charlar, hacer negocios y beber. Pero no para beber té. Por aquel entonces, el agua estaba tan contaminada que las bebidas más consumidas eran la ginebra, la cerveza y el café.

1717 – La primera Tetería de la historia

Tal fue la fama y los beneficios económicos que empezó a amasar el empresario Thomas Twining, que en 1717 adquiría tres locales adyacentes al número 216 de The Strand. El establecimiento se convirtió así en la primera tetería y tienda de té de la historia.

Tom’s Coffee House y el auge del té

Té Vs Café en Tom’s Coffee House

Thomas Twinings comenzó vendiendo café, uno de los productos exóticos con los que comerciaba, para ir ganándose la confianza de los paladares de sus conciudadanos, pero poco a poco se introdujo la exclusiva bebida que había enamorado a la aristocracia inglesa siglo y medio atrás.

Fue así como el té, pese a su elevado precio, fue cobrando cada vez más importancia entre la alta sociedad londinense, diferenciando la Tom’s Coffee House entre las otras cafeterías y convirtiéndola en el lugar de moda.

El Té, bebida de moda en londres

Thomas consiguió que no sólo su establecimiento, sino que el propio té se convirtiera en la bebida de moda entre la élite de la sociedad. No olvidemos que la Tom’s Coffee House estaba situada en The Strand, en el corazón social y económico de la ciudad. Una zona que desde hacía poco tiempo se había habitado por ciudadanos pudientes.

Las mujeres y su relación con el Té

No todos los londinenses acaudalados podían visitar el local de moda. Las Coffee Houses eran territorio principalmente masculino. La fama del té se extendía como la pólvora, y nunca mejor dicho porque el Té Verde Gunpowder (Pólvora) se vendía a precio de oro, y las mujeres de la alta sociedad no querían quedarse atrás respecto a la nueva moda.

Pero tenían un problema, en Londrés, en aquella época, solo se podía encontrar Té en las Coffee Houses. Estos locales como ya comentamos estaban dedicados exclusivamente a los hombres. Aquí se juntaban a hacer negocios, charlar, beber y en ocasiones y dependiendo del local servían como punto de encuentro entre prostitutas y sus clientes (Tom King’s Coffee House). Por lo tanto, por muy decente que fuera la Coffee House no era recomendable para las mujeres dejarse ver por este tipo de lugares.

Tom King’s Coffee House – Casa de Té donde se encontraban prostitutas y clientes

Que el decoro les impidiera entrar en los establecimientos a degustar un té no frenó su consumo y pronto Thomas Twining empezó a vender cada vez más cantidad de té seco para llevar: los criados eran enviados a la Tom’s Coffee House para comprar té seco que luego las grandes damas de la sociedad servirían en los salones de sus mansiones.

El té entre las mujeres, surge el Afternoon tea.

Las fiestas de té femeninas empezaron a hacerse cada vez más frecuentes, y para 1800, cuando la séptima Duquesa de Bedford inventó el ritual del “afternoon tea”, el hecho de tomar té era ya no una moda imparable, sino un signo distintivo de la sociedad inglesa.

A lo largo del siglo XIX empezaron a proliferar los salones de té junto con las coffee houses, primero en Glasgow, luego en Londres y más tarde en el resto del Reino Unido. Los salones de té se asociaron directamente con el sexo femenino, permitiendo a las damas reunirse en sociedad fuera de sus salones para entretenerse sin dar oportunidad al cotilleo.

La merecida fama del té Twinings

1741 – Daniel Twinings, el hijo toma las riendas

Daniel, a la muerte de su padre Thomas, tomó las riendas del negocio, comenzando a exportar té fuera del Reino Unido, y especialmente a las colonias americanas, donde era muy apreciado.

1762 – Mary, la esposa de Daniel continua el legado

A la muerte de Daniel fue su esposa, Mary, quien tomó el mando, liderando la empresa durante 21 años, algo inusual para la época ya que rara vez se veía a una mujer dirigiendo un negocio.

El Té Twinings siempre mantuvo su alta calidad

Fueron precisamente Mary y Richard los que catapultaron y mantuvieron la fama del té Twinings como un producto de primera calidad. En una época en la que los impuestos sobre el té eran cada vez más insoportables, el contrabando desde otros países e incluso la adulteración del té mezclado con otros productos de inferior calidad estaban a la orden del día.

Algunos comerciantes sin escrúpulos no solo se añadían al té hojas de otras plantas, sino elementos bastante desagradables, por lo que el gobierno empezó a multar la manipulación del té y su venta en el mercado negro.

1771 – Richard Twinings, la tercera generación de maestros del Té

Richard, poseedor de unos unos excelentes conocimientos sobre el negocio del té, sustituyó a su madre Mary en la gestión de la empresa.

Richard Twinings

En esta época convulsa para el negocio, Mary y su hijo siempre vendían el té de la máxima calidad. Y su clientela demuestra que este honor era merecido: en 1773 los impuestos sobre el té se elevaron hasta unos niveles ofensivos, especialmente en las colonias, que las revueltas políticas contra el gobierno británico se tradujeron en el boicot de su producto más preciado: el té.

1773 – El motín del Té – Boston Tea Party

Los colonos americanos, hartos de los impuestos británicos, compraban té a la Compañía Holandesa de las Indias como acto de rebeldía contra el Reino Unido. Cuando tuvo lugar la Boston Tea Party, que fue el primer acto de la Guerra de Independencia Americana, los colonos se rebelaron contra el Imperio Británico tirando al mar el cargamento de té de tres barcos ingleses para protestar por los impuestos a los que eran sometidos.

Boston Tea Party

Sin embargo, un coetáneo dejó constancia de que: “no fue té Twinings el que los rebeldes arrojaron al mar”, lo que demuestra la alta estima en la que se tenía el té Twinings, ya que, pese a ser un producto británico, su calidad hablaba por sí sola.

1784 – La influencia de Richard: té para todos

Como podemos ver, la historia del té Twinings está ligada a la historia del té en Occidente, pero no sólo de manera anecdótica, sino como parte indispensable de la historia de esta bebida en nuestra cultura.

Cuando Richard Twining tomó las riendas del negocio, en 1771, el buen hacer de su familia y sus profundos conocimientos sobre el negocio del té, lo llevaron al puesto de Presidente de los Comerciantes de Té de Londres.

La esperada rebaja de impuestos sobre el Té

Por aquellos tiempos negocio del té estaba estrechamente ligado al ámbito político, por lo que Richard tenía una estrecha relación con William Pitt, el primer ministro británico. Considerando insostenible el tema de los impuestos sobre el té, Richard sugirió que si éstos se disminuían, los ingresos derivados de mayores ventas equilibrarían la balanza y el negocio del té no se vería afectado.

Pitt accedió y en la Commutation Act de 1784 rebajó considerablemente los impuestos sobre el té haciéndolo, por primera vez en la historia, accesible a todo el mundo.

Tres años más tarde, Richard erigía la entrada que todavía podemos ver hoy en día en el número 216 de The Strand: un león dorado acostado como señal de respeto al fundador de la dinastía, Thomas Twining, flanqueado por dos comerciantes chinos, que simbolizaban el origen del té, que por aquellos tiempos tan sólo procedía de China.

Blends míticos

Pero, siguiendo la historia de la marca Twinings pareja a la historia del té en Occidente, fue precisamente el, en un principio catastrófico cese de exportaciones de China, lo que permitió a la marca crear dos de sus blends más míticos: el Earl Grey y el English Breakfast.

1820 – Inglaterra declar la guerra comercial a China

A mediados del siglo XIX Inglaterra declaró la guerra comercial a China, por lo que los británicos tuvieron que buscar otras fuentes para su producto de exportación más preciado.

Nuevos cultivos de té en la India – Assam y Darjeeling

Fue así como los empresarios del té pusieron sus ojos en una variedad de la Camellia Sinensis (la planta del té) que habían descubierto en territorios de la corona británica: en la región de Assam, en la India.

Esta variedad de Té Assamica, comenzó a cultivarse en masa. Poco tiempo después, empezó a cultivarse té también en la región india de Darjeeling (Té a granel Darjeenling Tea en Amazon).

Plantaciones de Té Darjeeling

Los viajes en barco para transportar el té hacían que el trayecto durara meses, por lo que un té totalmente oxidado como el té negro, era la opción preferida para exportar: se mantenía el sabor característico del té sin perder frescura.

Es por ello que el té que se consumía por aquel entonces en Inglaterra era principalmente té negro, y cuando se descubrió la variedad assamica y se empezó a cultivar té en la región de Darjeeling (India), estos tés se dejaban oxidar inmediatamente para llevar a Inglaterra su té favorito: el té negro.

1830 – La familia Twinings y el Conde Earl Grey

Desde los tiempos de Richard II, hijo de Richard Twinings, en el 216 de The Strand se habían hecho blends (mezclas) a medida del gusto de los clientes. Por eso no es de extrañar que cuando el Earl Grey (Conde de Grey) quiso reproducir el sabor de un té con el que había sido obsequiado y que lo había cautivado, se eligió a la compañía Twinings para crear el blend. Todo esto según la versión de la familia Twinings… En nuestro artículo “Historia Earl Grey” tratamos más en profundidad las diferentes versiones sobre la historia del té Earl Grey.

Conde Earl Grey

Desde los tiempos de Richard II, hijo de Richard Twinings, en el 216 de The Strand se habían hecho blends (mezclas) a medida del gusto de los clientes. Por eso no es de extrañar que cuando el Earl Grey (Conde de Grey) quiso reproducir el sabor de un té con el que había sido obsequiado y que lo había cautivado, se eligió a la compañía Twinings para crear el blend. Todo esto según la versión de la familia Twinings… En nuestro artículo “Historia Earl Grey” tratamos más en profundidad las diferentes versiones sobre la historia del té Earl Grey.

Tal fue la fama que adquirió esta mezcla que hoy en día es el buque insignia de la marca y, para afianzar la estrecha relación entre las dos familias, Twinings y Grey, el sexto conde Grey donó su firma a la empresa británica, que hoy la ostenta en todas las formas posibles en las que se vende el té Earl Grey.

1837 – Twinings y la corona británica

En 1837 la Reina Victoria concedió a Twinings su primera Royal Warrant (o garantía real). Esta distinción se concede tan sólo a aquellas empresas o marcas que han suministrado artículos de consumo doméstico o servicios de calidad durante al menos cinco años a la familia real británica.

En el caso de Twinings, era y sigue siendo hasta el día de hoy el proveedor de té de la Casa Real.

Casi doscientos años después, con motivo del 90 cumpleaños de la Reina Isabel II, Twinings presentó un nuevo blend a la Royal Warrant Holders Association en honor a la reina.

1933 – Té English Breakfast

El segundo blend relacionado directamente con la familia Twinings es el English Breakfast. Para 1933, el té era ya una seña de identidad inglesa y el té negro, el favorito de los británicos. Utilizado casi siempre como desayuno por ser el que más cantidad de cafeína contiene, el té negro inglés, como hemos comentado, proviene principalmente del continente indio, en especial de la región de Assam. Combinando con un equilibrio perfecto diferentes tés negros, en concreto Assam, Ceylan, proveniente de la actual Sri Lanka y té keniata, su sabor es altamente aromático y está lleno de cuerpo.

Twinings hoy

En 2017 la tienda en el 216 de The Strand celebró su 300 aniversario. En la actualidad Twinings cuenta con 500 variedades de té que se exportan a todos los rincones del mundo. (Variedad 6 latas de té negro Twinings en Amazon)

Estos tés se comercializan tanto en la forma preferida de los gourmets del té, en hoja suelta de primera calidad, como en las cómodas bolsitas que empezaron a ponerse de moda a mediados del siglo XX.

Hoy en día Twinings sigue siendo una marca de confianza en el mundo del té que ha sabido mantener su prestigio y la calidad de su producto. No sólo a lo largo de los años la historia de la dinastía Twining ha corrido pareja a la historia del té en Occidente, sino que desde hace décadas, podemos afirmar con toda rotundidad que el nombre Twinings es igual a té.

Tienda Twinings Londres Actualidad


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest