Magníficas propiedades del té verde. Un sin fin de beneficios

El té verde está en boca de todos. Ya sea literal o figuradamente. La realidad es que la ingesta de esta bebida milenaria originaria de la Antigua China se ha extendido desde Oriente al resto del mundo. En los últimos años está más de moda que nunca y las recientes investigaciones no hacen más que corroborar los incontables beneficios para nuestra salud, que los antiguos sabios orientales proclamaron durante siglos. Pero, ¿qué hay de verdad en todo lo que nos cuentan sobre el té verde? Sigue leyendo y descubrirás las magnificas propiedades del té verde.

Origen del té verde

El origen histórico del té verde es tan antiguo como el propio hecho de elaborar té. Sin contar las leyendas, sabemos que el té era consumido por la cultura china al menos en el siglo II a.C. y se cree que es el té verde y no otra variedad el que es reverenciado en el primer libro sobre té, el “Cha Jing”, del escritor Lu Yu (733-804 d.C.).

Sin embargo, en origen, el té verde no es diferente de los otros tipos (negro, rojo, azul y blanco), ya que todos provienen de la misma planta: la Camellia Sinensis, un arbusto no especialmente llamativo, de hojas verdes y flores blancas, que sin embargo guarda en su interior una auténtica botica natural que los chinos supieron explotar desde el principio.

Elaboración del té verde

Las fases de su transformación suelen ser las mismas para todas las variedades de tés, pero son las pequeñas modificaciones en estas fases las que darán los distintos tipos. En el caso del té verde, las hojas de la Camellia Sinensis sufren un proceso de transformación en el que la clave es la ausencia de fermentación.

Tras la recolección de las hojas, éstas se dejan marchitar de manera que pierdan su humedad natural. Después se les aplica un tratamiento de calor que variará dependiendo del lugar de origen pero que conseguirá el mismo efecto: detener la fermentación u oxidación de la hoja. Es este detalle el que dotará al té verde de un sabor más herbáceo que el de otros tés que han sufrido algún tipo de oxidación. Por último, las hojas se enrollan para dar lugar a distintos sabores y se secan para terminar de eliminar la humedad restante.

Todo este proceso variará dependiendo del lugar de origen del té verde y el efecto y sabor que se quieran conseguir.

No se sabe a ciencia cierta cuántas variedades de té verde existen en el mundo. Con el auge de esta bebida, los lugares y formas de producción se están multiplicando, por lo que sería imposible una clasificación exacta.

Actualidad

Actualmente encontramos productores de té verde en Taiwán, India y Ceilán pero los más importantes son, sin duda alguna, China y Japón, donde el té verde pasa por un proceso de fijado único. Mientras que en China las hojas de la Camellia Sinensis se tuestan para detener la oxidación, en Japón se hierven al vapor.

¡Listo! Ahora nuestro té verde está ya preparado para su exportación y consumo.

Propiedades del té verde

Ahora ya sabemos de dónde proviene el té verde, pero ¿posee realmente unas cualidades casi milagrosas? Lo cierto es que su excepcional método de elaboración previene la ruptura de las venas de las hojas y la liberación y mezcla de los elementos químicos que las componen. Así, muchos de sus nutrientes se mantienen casi intactos y podemos ingerirlos de una manera más pura que en otros tipos de té. ¿Qué podemos esperar del té verde?

Belleza

  • Nos mantiene jóvenes: el elemento estrella del té verde son las catequinas. Se trata de un potente antioxidante que actúa sobre los radicales libres, causantes del envejecimiento.  el té verde tiene una concentración de catequinas más alta que cualquier otro té y que otras verduras como el ajo, la col rizada, las espinacas o las coles de Bruselas. Especialmente en la variedad japonesa bancha, al estar elaborada con hojas más maduras, las propiedades antioxidantes de las catequinas son más efectivas. Junto con la L-teanina, otro elemento fundamental en el té verde que mejora la comunicación entre nuestras neuronas, las catequinas antioxidantes protegerán a nuestro cerebro del desarrollo de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.
  • Es adelgazante: acelera el metabolismo, lo que ayuda a nuestro cuerpo a quemar los depósitos de grasa más rápidamente, pero tampoco debemos abusar del consumo de té verde si queremos perder peso ya que la teína puede ralentizar este proceso.
  • Piel radiante: ya que previene el daño celular gracias a sus antioxidantes, nos ayuda a lucir una piel sana y brillante.
  • Previene enfermedades bucodentales: los polifenoles ayudan a prevenir la formación de bacterias en nuestra boca y está demostrado que el flúor que contiene el té verde ayuda a proteger nuestros dientes.

Ayuda a nuestro corazón

  • Mejora circulación: otro elemento esencial en el té verde son los flavonoides, que mejoran la circulación sanguínea. Gracias a ellos podremos prevenir gran cantidad de enfermedades cardiovasculares. De hecho, un estudio de The Journal of the American Medical Association afirma que las personas que ingerían al menos una taza de té verde al día eran menos propensos a sufrir un ataque al corazón.
  • Baja el colesterol: debido a la mejora de la circulación sanguínea, los flavonoides del té verde serán un potente aliado para el correcto funcionamiento de nuestro hígado, encargado de regular el colesterol. Reducirá los niveles de colesterol “malo” y ayudará a elevar el colesterol “bueno”.

Salud

  • Es antiinflamatorio: gracias a los flavonoides en conjunción con los taninos, el té verde es un gran antiinflamatorio
  • Es un aliado contra la diabetes: Precisamente por su capacidad de facilitar la circulación sanguínea y por sus característias antiinflamatorias, los flavonoides presentes en el té verde nos ayudan también a regular los niveles de azúcar en sangre. Está demostrado que las personas que beben de dos a seis tazas de té verde tienen menos posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, ya que esta potente bebida ayuda a mejorar la sensibilidad de nuestro cuerpo a la insulina. Puedes conocer más en el artículo Diabetes and Metabolism Journal
  • Previene contra el cáncer: los flavonoides, pero especialmente la epigalocatequina galata (conocida como EGCG) inhiben el crecimiento de células cancerígenas, debido a su fuerte poder antioxidante. Instituciones como el Instituto Nacional del Cáncer han publicado estudios sobre los efectos positivos del té verde sobre el cáncer. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, por el momento, sólo se ha descubierto que su consumo continuado previene la aparición del cáncer, pero en ningún caso puede utilizarse como un tratamiento sustitutivo para el mismo.
  • Ayuda a prevenir resfriados: una de las características del té verde es su contenido en vitamina C, que previene los resfriados ya que nos ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico. Lo encontrarás sobre todo en la variedad matcha.

Efecto en estado de ánimo

  • La teína es más sana que la cafeína: en realidad, el compuesto químico al que denominamos teína o cafeína es exactamente el mismo, estando presente también en otras plantas. En el caso del té verde, se dice que el té es más sano que el café porque los efectos de la teína, que es un excitante que actúa sobre nuestro sistema nervioso central, se contrarrestan gracias al aminoácido L-teanina, que reduce el estrés y tiene un efecto calmante. Además, gracias a los potentes antioxidantes presentes en el té verde, la absorción de la teína se realiza de una manera lenta, manteniéndonos despiertos más tiempo sin los efectos negativos que tiene la cafeína sobre nuestro corazón. Si queremos elegir un té verde que nos despierte, tendremos que elegir los que están elaborados con las hojas más jóvenes de la Camellia Sinensis, como el té japonés sencha. Los niveles de L-teanina, sin embargo, dependerán de la cantidad de luz solar que haya recibido la planta. Mas información en nuestro artículo sobre Té vs Café.
  • Nos hace más felices: es indiscutible que todos disfrutamos de una buena taza de té, pero cuando afirmamos que el té verde nos hace más felices estamos hablando de un hecho científico: la L-teanina, que nos ayuda a relajarnos y concentrarnos, influye en la segregación de la serotonina, la denominada “hormona de la felicidad”.

¿Qué más se puede pedir?

El té verde parece una bebida casi milagrosa pero, si quieres empezar a consumirlo ya, tendrás que tener dos cosas en cuenta:

  • El té verde es milagroso…a la larga: debemos tener en cuenta que estos efectos no son inmediatos y su efecto se evidenciará paulatinamente a lo largo del tiempo tras una ingesta continuada.
  • Toma todo el té verde que quieras…hasta cuatro tazas: como cualquier otro alimento, el té verde tiene contraindicaciones causadas principalmente por la presencia de teína en su composición. No está indicado para personas nerviosas, con dificultad para dormir, con propensión a la irritación estomacal y, por supuesto, para niños, mujeres embarazas o en período de lactancia. Los expertos aconsejan no tomar más de cuatro tazas de té verde al día.

Recuerda compartir este artículo en redes sociales, si ha sido de tu interés y no olvides suscribirte a nuestra newsletter si no te quieres perder futuras actualizaciones 🙂

Ahora sí, ¡pon agua a hervir y disfruta de una reconfortante y medicinal taza de té verde!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest