¿Qué es el Rooibos? Todo sobre estas misteriosa bebida Africana

Seguramente cada vez estás oyendo hablar más del Rooibos, la bebida de moda. Todo el mundo ensalza sus propiedades y lo toma a todas horas, ¿qué tiene el Rooibos que apasiona a todo el mundo? Vamos a ayudarte a descubrirlo en este post.

El Rooibos… ¡no es té!

Muchos aficionados a esta bebida utilizan la expresión Té de Rooibos, cada vez más extendida, pero lo primero que debes saber es que ¡no es té! Es exactamente idéntico en su forma de procesamiento y en su elaboración, pero no en la raíz (literalmente). El Rooibos no proviene de la planta del té, la Camellia Sinensis, sino de otra especie completamente diferente, la Aspalathus Linearis. Por lo tanto, aunque en el resto de características se parezca mucho, no es estrictamente té, sino una infusión (ya que se infusiona en agua caliente), o una tisana, como muchas otras bebidas consumidas habitualmente como la manzanilla, la tila, el mate…

De dónde procede el Rooibos

Aclarado este primer punto, vamos a averiguar un poco más sobre esta bebida. A diferencia de la planta del té, que se originó en China, el Rooibos proviene de África, en concreto de Sudáfrica: en su origen crecía silvestre tan sólo en la zona de Cederberg, al norte de Ciudad del Cabo. Aunque su nombre significa “arbusto rojo” en Afrikáans o Afrikáner, a primera vista el Rooibos no es rojo, sino amarillento. Sus flores son igualmente amarillas, y la planta puede llegar a alcanzar 1,5 m. de altura. La denominación de rojizo la obtiene del color que adquieren las hojas y los tallos cuando, en un proceso muy semejante al del té, se dejan oxidar al sol.

El descubrimiento

El Rooibos era ya conocido por los autóctonos sudafricanos, que hervían los tallos de este arbusto para combatir las altas temperaturas que se llegan a alcanzar en verano. Para el resto del mundo, el Rooibos fue descubierto a principios del siglo XX por Benjamin Ginsberg, un emigrante de origen ruso que se estableció en la región de Cederberg con su padre. Cuando descubrió esta fascinante bebida, no cejó en su empeño de mejorarla para ofrecerla como un producto de calidad semejante a la del té, soñando con convertir el Rooibos en el “Ceilán de África”. En los años 20 Ginsberg ya comercializaba la nueva bebida bajo su marca “Eleven O’clock”, reconocible por sus latas de vivos colores.

Este pionero había conseguido algo que, para muchos, era mejor que el té: una bebida similar pero más suave y dulce, que no sólo no contenía el punto amargo del té, sino que además no contenía teína, por lo que era apto para todos los paladares y preferencias.

La denominación más extendida para la nueva bebida fue Rooibos, utilizando el lenguaje nacional Afrikáans, una evolución del holandés que hablaban los primeros colonos blancos en el país. Sin embargo, también se le conoce con otros nombres como Koopmans Tea, Redbusch o incluso Té de los Masai, aunque este pueblo jamás ha conocido el Rooibos (cosas del Marketing… 😉

Tipos de Rooibos

Para conocer los tipos de Rooibos tenemos que conocer también un poco acerca de su procedimiento de elaboración. La cosecha se realiza durante el verano sudafricano, que va de Enero a Marzo. Las plantas deben tener como mínimo 18 meses para ser recolectadas, pero lo mejor es que hayan alcanzado ya los tres años. Se puede seguir recolectando la misma planta durante nueve años más, hasta que ésta se agota. Es entonces cuando debe ser retirada y plantada otra especie en su lugar para que los componentes del suelo tengan la oportunidad de regenerarse. Al contrario de lo que ocurre con el té, donde normalmente se utilizan las hojas y rara vez los tallos, en el caso del Rooibos se aprovecha toda la planta: las hojas y especialmente los tallos, que son duros y leñosos.

Rooibos Rojo

La variedad de Rooibos más extendida es la que lo dota de su característico color rojizo: las hojas y los tallos se recolectan y se dejan oxidar de manera natural al sol, de forma que van adquiriendo este color.

Rooibos Verde

Sin embargo, hay un tipo de Rooibos que no pasa por el proceso de oxidación, al igual que el té verde, por lo que, aunque el color original del arbusto es amarillo, se ha optado por denominar a esta variedad Rooibos verde. Al igual que el té, esta variedad contendrá más antioxidantes naturales que la versión oxidada o fermentada.

El resultado es una bebida de sabor dulce y afrutado que no contiene ni rastro de amargor, ya que no incluye taninos como el té. El color de su infusión es rojo, por lo que no hay que confundirlo con el té rojo Pu-Erh, ya que el parecido es sólo en su aspecto y en Sudáfrica es tradición tomar el Rooibos con leche y azúcar.

Algunas propiedades del Rooibos

Puedes tomarlo a todas horas

Al no contener cafeína es apto para todos, incluidos niños, mujeres embarazadas y esa pequeña parte de la población aquejada de hipertensión, insomnio o algún problema nervioso a la que aconsejábamos no tomar té. Ya que el Rooibos no contiene teína ni cafeína puedes tomarlo a todas horas y a cualquier hora del día, por eso su aceptación y expansión son cada vez más rápidas. De hecho no sólo no nos excita, sino que tiene propiedades relajantes, por lo que muchas personas lo toman antes de ir a dormir.

Es un antihistamínico natural

El Rooibos regula nuestro sistema inmunológico, frenando la producción de histamina, por lo que es un sustituto perfecto si no deseamos tomar medicamentos o nos afectan demasiado los antihistamínicos, produciéndonos somnolencia. Toma Rooibos y ¡dile adiós a la alergia y a los efectos secundarios de los antihistamínicos!

Salud…de hierro

Al no contener taninos, el Rooibos no puede alcanzar ese sabor amargo que sí puede desarrollar el té y además podremos absorber el hierro, rico en esta bebida. Los taninos del té dificultan la absorción del hierro, pero al no encontrarse en el Rooibos, y gracias a su alto contenido en vitamina C, el organismo puede absorber el hierro con más facilidad. Si te han diagnosticado anemia, pregúntale a tu médico, seguro que te confirmará que unas infusiones de Rooibos te permitirán recuperar ese hierro que te falta.

Elixir de juventud

Al igual que el té, el Rooibos es rico en antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres, por lo que son un potente aliado en la lucha por frenar nuestra propia oxidación. Algunos de estos antioxidantes son la aspalatina, exclusiva de esta bebida, o la notofagina. Ninguna de las dos se encuentran en otras plantas. Su contenido natural en vitamina C también combate los radicales libres, ya que ayuda a metabolizar con más rapidez los antioxidantes. Aunque no existen los milagros, decididamente esta infusión le sentará bien a tu cuerpo y a tu ánimo: si añades cualquier cítrico a tu Rooibos, tendrás un verdadero elixir de juventud.

Nos ayuda a perder peso

El Rooibos no es un quema-grasa como el té rojo Pu-Erh pero los minerales de los que está compuesto inhiben la retención de líquidos y nos aportan un efecto diurético perfecto si queremos deshacernos de algunos gramos de más. Hoy en día el Rooibos ha saltado a la fama por propiedades como ésta, pero ¡estarás descubriendo que existen muchas más!

Es un excelente tónico digestivo

El Rooibos tiene propiedades antiinflamatorias, calmantes y antiespasmódicas. Tómalo si estás pasando por una mala racha en tus digestiones o tienes problemas de acidez, ya que esta bebida no tiene efectos secundarios y, por el contrario, sus propiedades son múltiples: será tu opción número uno cuando esas molestas dolencias estomacales aparezcan.

¿Cómo se prepara el Rooibos?

Pues exactamente igual que un té. Necesitamos que el agua esté a una temperatura de entre 90º y 95º, es decir, a punto de hervir. Añadimos una cucharadita de café de Rooibos por taza y lo dejamos reposar mínimo 3 minutos. Recuerda que es una bebida que contiene un dulzor natural, por lo que quizás no quieras añadirle azúcar. Sin embargo, si deseas tomarlo como un verdadero capense (natural de Ciudad del Cabo) recuerda añadir no sólo azúcar sino leche y ¡a disfrutar de esta maravillosa bebida! En los meses de más calor, con hielo es una alternativa perfecta a las bebidas industriales azucaradas y carbonizadas, dale una oportunidad y déjate sorprender por su sabor. Si quieres descubrir más formas de prepararlo puedes leer nuestro artículo: Cómo combinar Rooibos.

Si no paras de oír hablar de esta bebida y te apetece probarla, es muy fácil de encontrar en internet, por ejemplo en Amazon la venden con diferentes formatos (a granel 200 gr, a granel 1 kgen bolsitas)

Como habrás comprobado, la fama del Rooibos es merecida y, debido a las similitudes que ofrece en elaboración, propiedades y aspecto, es normal que se le considere popularmente un tipo de té. Sin embargo, un verdadero Gourmet del Té como tú ya sabe que esta bebida no es estrictamente un té, ya que no proviene de la misma planta originalmente, pero lo puedes disfrutar como si se tratara de esta milenaria infusión y a todas horas, ya que la ausencia de cafeína o teína lo hace una bebida perfecta para cualquier ocasión. ¡Feliz taza!

Categorías Guías

2 comentarios en “¿Qué es el Rooibos? Todo sobre estas misteriosa bebida Africana”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest